jueves, 10 de agosto de 2017

HOY ES 10 DE AGOSTO. EL DÍA DE LA INFAMIA…Y DE LOS HÉROES…







Parece que el verano va de ilustres guardias suizas. Cada vez que llega esta fecha siempre me sucede lo mismo, que me acuerdo, con un punto de acre amargura, de la impresionante obra maestra que es 'La Marsellesa' (foto 6), del no menos genial Jean Renoir... una peli tendenciosa en lo ideológico, rodada a mayor gloria del Frente Popular francés y sus postulados republicanos, pero que no por ello deja de ser una magistral obra de arte....

Entre los muchos momentos espléndidos que atesora, como es el de la adopción de la canción militar que da nombre al ardoroso himno de la Francia surgida de la Revolución, a mí, el que más me conmueve es el momento en que las turbas populares descontroladas, manipuladas por los principales líderes revolucionarios, y apoyadas por las milicias y otras tropas, asaltan el Palacio de las Tullerías el 10 de agosto de 1792 a la caza y captura de la Familia Real...

En estos enlaces que os pongo se ve cómo los nobles cantan emocionados como leales súbditos ante el Rey conscientes de que van a sacrificar sus vidas por protegerle. En total, eran unos 200 los congregados en Palacio. Impactante también cuando el soberano está pasando revista a las tropas en el patio de palacio y la Guardia Nacional comienza a gritarle a la cara "¡Viva la Nación!", lo que desconcierta y abate aún más al monarca, que decide huir atemorizado con su familia a la Asamblea Nacional, consciente de que le espera la abdicación y el destronamiento...

http://www.youtube.com/watch?v=7ckedzk_Im0

http://www.youtube.com/watch?v=QSJ3RDNmKp8

http://www.youtube.com/watch?v=edR_m2pE-xk

(sin duda, la influencia de 'Octubre' de Eisestein es palpable en la toma de las Tullerías renoiriana...)
En ese momento, irrumpen las tropas de la Comuna, encabezados por los voluntarios marselleses, que hicieron inmortal en esos días su himno de batalla, tomado del ejército francés del Rihn. Masas armadas a las que se suma la traidora Guardia Nacional... lo único que puede entonces detenerles en su intento de capturar y vejar a la familia real y el Palacio es la fiel Guardia Suiza, unos 950 hombres que inicialmente no querían combatir si no era cuestión de vida o muerte...

Finalmente, se intercambian disparos y la Guardia Suiza y los nobles cargan contra un enemigo muy superior, que además cuenta con muchos cañones por ninguno de los defensores... Las milicias populares, que no son rival para los curtidos mercenarios, huyen despavoridas, hasta que su gran superioridad numérica y la escasez de municiones provocan la retirada de los helvéticos de vuelta a Palacio... allí, atrincherados soportan el asalto y se niegan, con un acentazo tremendo (un guiño del director a su condición de mercenarios extranjeros de origen ‘germánico’), a rendirse, [aunque algunos, a los que se les pide en alemán, aceptan], por que "los suizos nunca entregan sus armas", tal y como refleja la película, conscientes del tétrico final que les espera...

Los supervivientes logran alcanzar los jardines y son masacrados, y, en muchos casos, despedazados... El recuerdo de la foto 3, la impresionante ilustración de Chris Warner para el apasionante libro de uniformes de Philip Haythornthwaite (foto 4) siempre me ha acompañado desde mi adolescencia: un harapiento sans culotte atraviesa, con una rústica pica artesana afilada a mano, la espalda de un guardia suizo, al que revienta, mientras intentaba defenderse de otros atacantes durante el asalto al Palacio.

Unos trescientos guardas, siguiendo órdenes escritas del Rey, deponen las armas y se rinden sólo para ser asesinados vilmente, ahorcados y también brutalmente desmembrados y despedazados... y sus cabezas clavadas en picas... destino que sufrieron muchos de los inocentes trabajadores del Palacio de toda edad y condición... por no hablar de las aberraciones de todo tipo que sufrieron, violados analmente con estacas, descuartizados... menos de 100 bravos guardias sobrevivieron... más afortunados fueron los aristócratas, de los que la mayoría escaparon disfrazados como revolucionarios...

Aquel 10 de agosto de 1792, 760 guardias y 26 oficiales entregaron su vida...

Tan trágicos acontecimientos, marcaron el fin definitivo de Luis XVI y su familia, irremisiblemente encaminados al cadalso tras él brutal exterminio de las últimas fuerzas que les eran leales...
Existe un conocido cuadro del asalto, obra de Jean Duplessis-Bertaux (foto 5), en el que se puede contemplar a los guardias suizos, en la misma librea roja y blanca que constituye los colores de la actual bandera de la Confederación Helvética, disparando desde los balcones de palacio contra las tropas de la Comuna que los fríen a cañonazos...

En homenaje al bravo coraje demostrado ese día, uno de los supervivientes que se salvó de la matanza por estar ese día de vacaciones en Lucerna, el oficial Karl von Pfyffer Altishofen, que había ingresado en el regimiento gracias a su tío, uno de los oficiales asesinados, pagó en 1818 la maravillosa estatua tallada en la roca del león moribundo, simbólicamente ensartado también por un trozo de pica, obra del afamado escultor danés Bertel Thorvaldsen, uno de los padres del neoclasicismo y de la recuperación de las pautas del arte clásico grecorromano. El monumento,  inaugurado en 1821 en Lucerna, fue considerado en su día por Mark Twain "el trozo de piedra más triste, conmovedor y contundente del mundo'... 

Hubo que esperar hasta que el dominio francés sobre Suiza dejó de ser una realidad en 1814, pues Napoleón habría sido implacable contra quienes cuestionasen la legitimidad y los logros de una Revolución a la que debía su condición de emperador...

Un monumento que sobrecoge por su gran tamaño (sólo el león mide 9 metros de largo) y cuya apasionante y emotiva historia la cuenta, con pelos y señales, este enlace... http://arkivet.thorvaldsensmuseum.dk/articles/dying-lion-the-lucerne-lion

Qué dos colosales maravillas, este sin par homenaje al coraje, y 'La Marsellesa' de Renoir... Y qué infame capítulo de la Revolución Francesa

viernes, 21 de julio de 2017

SI VIS PAPA, PARA BELLUM: 105 años de las primeras pistolas de la Guardia Suiza









Renovarse o morir... en 1912, la Guardia Suiza del Papa, los fornidos Custodes Helvetici, adoptó su primera arma de fuego portátil moderna: apenas 30 unidades de la pistola automática alemana Dreyse M1907 diseñada por el legendario Louis Schmeisser, padre del no menos famoso Hugo, uno de los grandes diseñadores de armas de todos los tiempos, y a quien se atribuye erróneamente la paternidad del famoso e icónico subfusil alemán MP-40, conocido popularmente como 'Schmeisser', aunque su verdadero diseñador fuera Heinrich Vollmer, otro injusto olvido histórico de un talentoso inventor. Curiosamente, algún ejemplar de este último, capturado a finales de la Segunda Guerra Mundial a los alemanes que en los últimos meses del conflicto se rindieron ante la Guardia Suiza, también figura en los arsenales del Vaticano.

Hasta entonces, las únicas armas de fuego modernas empleadas la Guardia Suiza se correspondían con los fusiles de dotación en el Ejército Suizo: los monotiro M1842 T.59-67 y los rifles de repetición 1871 Vetterli, y el más moderno de cerrojo Schmidt-Rubin K31. Posteriormente emplearon los subfusiles suizos MP 41-44 y SIG Neuhausen MKPO.

A pesar del gran avance que suponían, la treintena de pistolas alemanas era del todo insuficientes para armar al centenar largo de alabarderos y oficiales de la Guardia papal. Con su característica bisagra en la parte frontal, este arma corta sirvió también con gran éxito en los ejércitos austrohúngaro, alemán y turco durante la Primera Guerra Mundial. También fue la primera pistola automática adoptada en Europa por la policía, cuyos agentes hasta entonces solían preferir los revólveres...

A finales de la Segunda Guerra Mundial, los stocks de estas veteranas armas fueron empleados por la Alemania nazi para armar a los viejos y niños reclutados a toda prisa como improvisada fuerza militar ante el imparable avance soviético, el Volkssturm, y también a los aguerridos Volksgrenadier de la Whermacht, de ahí que muchas de ellas estén en colecciones particulares y museos al ser capturadas a miles por los aliados en mayo de 1945 con la rendición alemana.

Que la Iglesia Católica es una institución poco dada a los cambios se demuestra con esta eficaz pistola, que lleva siete balas en su cargador, pues estuvo la friolera de 78 años (hasta 1990) como principal arma de defensa de sus miembros y del personal vaticano, cuando se adoptaron en esas fechas las entonces modernísimas pistolas suizas SIG 220 y las austriacas Glock y Steyr TMP (la pistola ametralladora del mango bajo el cañón en la foto 3) y los no menos poderosos subfusiles alemanes HK MP-5 y fusiles de asalto suizos SIG.de distintos modelos adaptados a cometidos específicos.. Sin duda, el atentado de Ali Agca contra Juan Pablo II en mayo de 1981 le abrió los ojos a más de uno...y propició la jubilación definitiva de la treintena de veteranas pistolas en favor de las más modernas armas helvéticas...

Podría decirse que hoy le ha tomado el relevo como nueva arma de protección inmediata del Santo Padre la muy letal PDW (Personal Defense Weapon/Arma de Defensa Personal)  HK MP-7 (foto 5), un arma perfectamente ocultable bajo un abrigo y cuyo calibre 4,6 x 30 mm permite atravesar chalecos antibalas como los que ahora suelen llevar la mayoría de terroristas yihadistas... Su rápida cadencia de tiro de más de 1.000 disparos por minuto y su peso de apenas 2 kg con un cargador de 40 proyectiles le hacen un factor de protección impresionante a corta distancia.

En los últimos años, este imponente arsenal se ha visto reforzado con un "arma" de nueva generación...que no lo es tanto. El llamado 'rosario de combate' que han recibido todos los miembros de la Guardia por mediación del padre John Zuhlsdorf, un sacerdote que habría contactado para ello con el padre Heilman, el religioso que recuperó hace unos años este elemento de oración inspirado en el llamado 'rosario de servicio' que se entregaba a los soldados católicos estadounidenses en la Primera Guerra Mundial, realizado completamente en metal para su uso en el campo de batalla.

El padre Heilman está detrás del diseño y distribución de estos renacidos 'rosarios de combate' que hoy se venden como churros por Internet dada su gran demanda entre los soldados cristianos destinados a escenarios de guerra. Un elemento más de protección, en este caso divino, en la tarea que desempeña la Guardia Suiza, cuyo actual coronel, Christoph Graf (foto 6) muestra un ejemplar del rosario durante la ceremonia que se celebra en el Vaticano cada 6 de mayo, día en que los nuevos miembros del prestigioso cuerpo custodio juran fidelidad al Sumo Pontífice; la misma fecha en que sus antecesores fueron masacrados por las tropas imperiales de Carlos V mientras protegían al Papa Clemente VII en su huida durante el  'Sacco de Roma', en aquel terrible año del Señor de 1527.

Sin duda, las mejores armas para hacer bueno aquel dicho latino de "Si vis Papa, para bellum"...

Ashokan Farewell: La supuesta canción del Far West escrita en 1982...









Hay melodías que te cambian la vida, y nada vuelve a ser igual de escucharlas por primera vez. Te acompañan en los buenos y malos momentos, consolándote en las peores circunstancias y como banda sonora de tu euforia a la hora de celebrar... 'Ashokan Farewell' es una de ellas. Aquí podéis escucharla. https://www.youtube.com/watch?v=9N__4oE0Afs&app=desktop

Fue compuesta en 1982 por Jay Ungar, un judío del Bronx hijo de emigrantes procedentes de Europa Oriental, de quienes heredó ese milenario acervo musical impuesto por los cristianos a los de su etnia y religión como única manera de ganarse la vida...

Con inusitada maestría, el violín de Ungar desgrana las notas de una melodía englobada dentro del género conocido como "nostalgia escocesa", triste expresión de morriña por la patria y las tradiciones perdidas... En este caso, por la despedida de un escenario natural tan hermoso como la presa de Ashokan (fotos 4 y 5), en las montañas Catskill de Nueva York, un espectacular escenario natural propio de 'El último mohicano', por lo menos, a las orillas del lago artificial al que da nombre el pueblo cuyas casas yacen para siempre bajo las aguas...

Tan sensacional y evocadora composición, una de las más interpretadas hoy a nivel internacional por bandas, orquestas y solistas instrumentales, sobre todo angloamericanos, no pasó desapercibida para el gran documentalista Ken Burns, quien preparaba por entonces la gran obra por la que siempre será recordado, 'The Civil War'... una fascinante recopilación en 11 capítulos de imágenes, testimonios inéditos y composiciones musicales de la Guerra de Secesión estadounidense, con una apabullante banda sonora que es, sin duda, uno de los mejores discos de toda mi colección. https://m.youtube.com/watch?v=9N__4oE0Afs

Y todo ello con 'Ashokan Farewell' como gran tema vertebrador de toda la serie, en la que suena hasta 25 veces, siendo la única melodía posterior a 1865... Y, sin embargo, o tal vez por ello, son millones los estadounidenses que están convencidos de que 'Ashokan Farewell' data de la época de los pioneros en el Oeste, y muchos de ellos jurarían sin dudar que la han oído a menudo en casa de sus padres y abuelos durante su niñez, y que es una melodía que sus antepasados ya interpretaban en sus humildes cabañas de hierba de Wichita. Kansas, hace siglo y medio... Tal es el sugestivo e hipnótico poder de la buena música...

P.D.: por si fuera poco, su ilustre pedigrí musical se refuerza aún más por ser la inspiración del nombre de uno de los personajes más fascinantes del universo Star Wars, la insuperable jedi Ahsoka Tano (foto 6), líder fundadora de la Rebelión contra el Imperio...

martes, 18 de julio de 2017

18 de julio; Tisha B'Av: "el día más triste de la historia judía"...









No sólo en España el 18 de julio es una fecha de tremenda significación histórica. Un 18 de julio  comenzó el incendio de Roma del año 64 instigado por Nerón y que permitió la modernización urbanística de la ciudad, la Florida pasó a manos de Estados Unidos en 1821, el Concilio Vaticano I decretó en 1870 la infalibilidad del Papa (ignorante Pío IX de que apenas unos meses después, tras la derrota en Sedán de Napoleón III, el protector de la independencia de los Estados Pontificios frente a las pretensiones conquistadoras del Reino de Italia, las posesiones territoriales de la Iglesia Católica quedarían reducidas apenas a la Ciudad del Vaticano), y las Filipinas se independizan de España en 1898.

Pero también tal día como hoy, del año 586 a.C., el rey babilonio Nabucodonosor II (el tan traído 'Nabucco' de Verdi) toma Jerusalén y suprime la independencia del Reino de Judá, castigando gravísimamente a sus súbditos por intentar aliarse con los fenicios y egipcios contra el soberano mesopotámico, a quien debían obediencia y tributos.

Justo 1.876 años después, el rey inglés Eduardo I 'El Zanquilargo' (el malo malísimo de la peli 'Braveheart', para entendernos), presionado por sus barones y la Iglesia de Inglaterra, emite el horrendo y cruel Edicto de Expulsión, desterrando a todos los judíos (que son cerca de 16.000 súbditos de su reino ) para antes del 2 de noviembre, apropiándose, de paso, de los préstamos y propiedades que estaban en poder de esa misma comunidad judía que, según nos relató Sir Walter Scott en 'Ivanhoe', había desempeñado un papel clave para reunir los 100. 000 marcos de plata -cinco veces el presupuesto anual de la casa real inglesa de entonces- del rescate en 1194 del rey Ricardo Corazón de León, antepasado directo del perverso Eduardo I, que así les 'agradecía' casi un siglo después el favor de que un Plantagenet siguiera ocupando el trono.

Este decreto de expulsión firmado el 18 de julio de 1290, el mismo día de la recordada toma de Jerusalén por los babilonios, será el origen de la Tisha B'Av (literalmente, 'el noveno día del mes de Av', siendo Av equivalente a nuestro julio/agosto) en el calendario hebreo, una fecha considerada "el día más triste en la historia judía", que conmemorará muchas de las calamidades del pueblo de Israel, como la expulsión de los judíos de España, decretada el 2 de agosto de 1492 por los Reyes Católicos.

Casualidad o no, lo que no se suele recordar durante las tristes conmemoraciones de esta trágica fecha para el pueblo judío es que también un 18 de julio de 1925, el entonces desconocido Adolf Hitler publicó el primer volumen de 'MEIN KAMPF/Mi lucha', escrito en la cárcel durante su mini condena por el fallido golpe de estado nazi de 1923... Casualidades... o no... de la Historia...

P.D: Un dato que me parece de lo más curioso es que el país donde actualmente es más popular el nombre babilonio de Nabucodonosor en la pila bautismal sea Brasil... la de vueltas que da la caprichosa máquina de la Historia...

lunes, 17 de julio de 2017

The Big Bang Theory nació como un insulto...




Sucede a veces que hay expresiones que se inventan como insulto o para desacreditar un concepto, una idea, que al final se termina imponiendo... Sucedió con el "tiki-taka", desprecio de Javier Clemente al juego de toque y posesión que practicaba el Barça entrenado por Cruyff, hasta que el 'Dream Team' lo dejó en ridículo con sus éxitos... Y también con el 'Big Bang', una explicación del origen del Universo que ningún científico discute hoy...fruto del empeño de un sacerdote católico por conciliar fe y ciencia...
Si se piensa con detenimiento, la teoría del Big Bang, aquella que permite explicar el origen del Universo de tal manera que no sea incompatible con una posible creación divina del mismo, de acuerdo con lo recogido en la Biblia y otras sagradas escrituras, parece obra de un rabino, un chamán o un sacerdote...de un hombre de fe, más que de un científico.
Y así sucedió en la realidad. Fue el sacerdote católico belga Georges Lemaître quien, tras los grandes avances experimentados a comienzos del siglo XX en este campo, especialmente gracias a la teoría de la Relatividad de Einstein, planteó que el Universo se creó por la explosión de lo que el llamó un 'átomo primigenio' o 'huevo cósmico'. 
Una idea a la que, inicialmente, se opuso frontalmente el propio Einstein, pues veía así abierta la puerta a una explicación 'creacionista' o divina del origen del Universo, incompatible con el pensamiento científico puro que él propugnaba. 
Con ánimo de desacreditar al cura belga, el polémico astrofísico inglés Fred Hoyle, todo un personaje de película, bautizó a esta 'explosión del átomo primigenio' como Big Bang, sin ser consciente de que tan onomatopéyico término alcanzaría el efecto opuesto: popularizarla con un nombre tremendamente eficaz y sencillo para el gran público, una vez que Einstein dejó a un lado sus reticencias y la admitió y defendió con fervor. 
Antes de morir, el padre Lemaître tuvo la satisfacción de comprobar que los últimos avances científicos demostraban su teoría. Tal y como reconoció en una entrevista concedida al New York Times, fue el ansia de conciliar fe y ciencia lo que le llevó a su increíble descubrimiento:
"Yo me interesaba por la verdad desde el punto de vista de la salvación y desde el punto de vista de la certeza científica. Me parecía que los dos caminos conducen a la verdad, y decidí seguir ambos. Nada en mi vida profesional, ni en lo que he encontrado en la ciencia y en la religión, me ha inducido jamás a cambiar de opinión".
Sin duda, entre las mejores consecuencias del intento de descrédito emprendido por Fred Hoyle está la inspiración de una de las series de comedia más divertidas de la historia de la televisión. Un intento de menosprecio convertido, por la fuerza de los hechos, en elemento de humor, con la ciencia como perfecta excusa para hacer reír. 
El padre Lemaître, el hombre que supo subsanar las grandes injusticias históricas cometidas por la Iglesia Católica con científicos como Nicolás Copérnico o Galileo Galilei, entre otros, falleció en 1966 a la edad de 71 años. Hoy hubiera soplado 125 velitas, y creo que es una ocasión estupenda para reivindicar su brillante contribución al mundo de la ciencia y de la fe, más vigente que nunca.

domingo, 16 de julio de 2017

La Virgen del Carmen, santísima patrona de la llegada del hombre a la Luna






Para los que no creemos en casualidades, y sí en la seriedad y planificación con que los estadounidenses preparan al milímetro sus grandes gestas históricas, queda claro que el Apolo XI sólo podía partir rumbo a la Luna el día de la Virgen del Carmen de 1969...

Lógico si tenemos en cuenta que al frente de tan trascendente misión iba un marino de corazón y de carrera, quien fuera distinguido piloto de caza en la Guerra de Corea a bordo del portaaviones Essex, Neil Armstrong...

Muy posiblemente era consciente que el 16 de julio, la Santísima Patrona de los marinos, velaría por la, hasta entonces, más importante singladura emprendida nunca por la Humanidad...y en la que, de principio a fin, el influjo del mar estuvo tan presente, ya que el módulo lunar, el Águila, aludía a la rapaz pescadora que simboliza a los Estados Unidos, el pigargo cabeciblanco...

Y alunizó, como no podía ser de otra manera, nada menos que en la planicie volcánica conocida como Mar de la Tranquilidad... para terminar amerizando en el Pacífico tras su reentrada en la Tierra...

Desde luego, imposible elegir mejor comandante y día que este para lanzarse a la conquista del espacio... ni mejor Protectora para tal hazaña...

miércoles, 28 de junio de 2017

Stanisłao Wyspiański, el artista que mejor representa el glorioso cócktail austrohúngaro






Hoy, 28 de junio, Día de San Vito, la fecha del trágico principio del fin del rutilante Imperio de los Habsburgo allá por 1914 en una funesta tarde de domingo en Sarajevo  http://horapensar.blogspot.com.es/2014/06/nada-y-todo-en-realidad-domingo-28-de.html , no resulta extraño que aquel maravilloso compendio de pueblos, nacionalidades, territorios y tradiciones que fue el Imperio Austrohúngaro causara tanta envidia e inquina entre sus vecinos y potencias rivales.

Su liderazgo mundial era incuestionable en campos como la medicina, el comercio, la arquitectura, las artes suntuarias o la creación artística. Tanta riqueza inmaterial no podía menos que expresarse a través de una generación irrepetible de artistas que abarcaba lo mejor de una Europa que comenzaba en las llanuras de Silesia o Galitzia y culminaba en las hermosas costas dálmatas del Adriático y las nevadas cumbres del Tirol.

Entre ellos, una de las grandes figuras del naciente modernismo, movimiento que alcanzó sus mayores cotas en Austria-Hungría, y que es el ejemplo claro de esa irrepetible fusión de gentes de distintas procedencias en pro de la gloria del Imperio.

Stanisłao Wyspiański, nacido en el Gran Ducado de Cracovia, entonces parte de las posesiones polacas de los Habsburgo, es uno de los más polifacéticos artistas e intelectuales de su tiempo, precozmente desparecido en 1907 a la edad de 38 años.

Dramaturgo, poeta, creador de espectaculares vidrieras e interiores modernistas, diseñador de muebles y decorador, pero, sobre todo, pintor y dibujante, era el astro rey de la llamada Academia de las Bellas Artes de Cracovia, integrada en ese amplio y fructífero movimiento artístico que fue la Sociedad Austriaca-Polaca, entre dos pueblos histórica y culturalmente tan esenciales para la historia de Europa Central...

Hijo de un escultor alcohólico y huérfano de madre desde los siete por culpa de la tuberculosis, fue, como Luke Skywalker, criado por sus tíos, en el seno de una familia burguesa de desahogada situación económica.

Hasta 1918, con la independencia de Polonia, fue considerado y venerado como uno de los principales genios del escenario cultural del imperio, cuya brillante carrera truncó su muerte a causa de la sífilis, enfermedad entonces incurable (poco efecto tuvo su estancia en el conocido balneario austriaco de Bad Hall para combatir sus estragos, algo que sólo sería posible décadas más tarde con la penicilina), y que había contraído a pesar de estar casado y ser padre de cuatro retoños.

Entre las muchas obras que este amigo íntimo de Paul Gaugin - con quien recorrió Francia empapándose de su arte - y gran conocedor del arte de Alemania, Suiza, Italia o República Checa (países que visitó para aprender e inspirarse en sus maestros y paisajes) ha legado a la posteridad está, por partida doble, su impresionante 'Macierzynstwo/Maternidad' (1905) (fotos 2 y 3) que es una de las imágenes más emblemáticas y omnipresentes para los visitantes y turistas que tienen la suerte de conocer Cracovia, y el indiscutible testimonio de su colosal y versátil talento...

El mejor ejemplo de esa suma maravillosa de naciones, culturas y pueblos que tal día como hoy, hace 103 años, comenzó a dejar de existir...

lunes, 26 de junio de 2017

El 'Gymnasticon': Mens Sana in Machina Robustiana






Para quienes piensen que la vigorexia y la afición a los gimnasios y sus máquinas tonificadoras son consecuencia del culto al deporte promovido a nivel internacional hace algo más de un siglo por eminentes autoridades y filántropos, convendría romper una lanza en favor de los auténticos recuperadores de la práctica deportiva como herramienta de salud para el cuerpo retomando -y ampliando- la filosofía y las tecnicas imperantes durante la Antigüedad Clásica: los ilustrados protagonistas del Siglo de las Luces, con los autores de 'La Enciclopedia' entre sus principales promotores...

En concreto, en el Volumen 7 de la edición de 1757, donde se distinguían tres tipos diferentes de Gimnasia: la Militar, para adquirir habilidades físicas con las que desenvolverse mejor en el campo de batalla; la Atlética (o deportiva), con el propósito de protagonizar exhibiciones públicas de fuerza y habilidad; y, finalmente, la Médica, para cuidar de la salud mediante ejercicios recetados por los médicos.

Podría decirse desde finales del siglo XVII y comienzos del XVIII que toda Europa vivió una fiebre por la práctica deportiva, que se vio acompañada, teorizada y enriquecida por decenas de volúmenes de los más ilustres pensadores, en los que se sentaron algunas teorías que aún perduran hoy junto con centenares de ideas extravagantes fruto de la época y de las modas entonces imperantes.

Cada clase social tenía sus propias modalidades deportivas: mientras los ricos preferían navegar, montar a caballo, los juegos con raquetas o la caza, las clases menos pudientes se conformaban con los bolos, el criquet, el fútbol (entonces se practicaba con equipos de 22 jugadores) o la lucha libre... Si algo hermanaba a toda la sociedad sin distinciones de cuna, era la pasión por las peleas de gallos y los dados, considerados también como deportes...

La primera máquina para la práctica de ejercicios físicos, antecesora de las que hoy llenan nuestros gimnasios y hogares, fue, como no podía ser de otra manera, el 'Gymnasticon' (fotos 1 y 2), "para ejercitar los músculos y articulaciones del cuerpo humano", inventada y patentada en 1798 por Francis Lowndes, quien se definía así mismo como 'Médico Electricista' porque empleaba como medio de curación (absolutamente ineficaz, por otra parte) la recién descubierta electricidad, que causaba furor entre las clases más acomodadas de Londres que podían pagar semejantes tratamientos impartidos en su 'Grand Electrical Aparatus' (foto 3)... Afortunadamente, la Electroterapia ha evolucionado mucho desde entonces.

La máquina de Lowndes está considerada el tatarabuelo de nuestras actuales bicicletas estáticas, y permitía ejercitar a la vez o por separado las cuatro extremidades, y también hacer ejercicio de forma pasiva (ayudadas por el lacayo de turno) a aquellas personas incapaces de moverse por sí mismas. También fue muy recomendado para aquellos colectivos como los estudiantes, intelectuales, escritores y filósofos, cuyo trabajo les obligaba a llevar una existencia muy sedentaria...

Finalmente, la publicidad de la época aseguraba que este artefacto hacía milagros a la hora de curar la gota, las parálisis leves o severas, el reumatismo, la debilidad o las contracturas musculares... Los grabados de la patente son obra de J. Walker, siguiendo las indicaciones del inventor, que posa en la foto 2 accionando su máquina con la menos deportiva de las indumentarias...

Todavía quedaba entonces lejos ese invento francés que fue el chándal o chandail, contracción de 'marchand d'ail' (vendedor de ajo) en referencia a los característicos jerseys de lana que empleaban a finales del siglo XIX los vendedores de verduras del antiguo mercado de abastos parisino de Les Halles (Las Naves, por ser tratarse de estructuras cubiertas), una pieza con o sin mangas tricotada a mano y que se ajustaba a la cintura, tal y como refleja la divertida imagen de Emile Bravo que cierra el post.


viernes, 23 de junio de 2017

Del 'Spanish Brute' al aterrador (para la época) póster de 'King Kong'...








 En 1933, el estreno de 'King Kong' generó una gran conmoción mundial sólo comparable al que 44 provocó el de 'La Guerra de las Galaxias' o la salida al mercado de cada nueva novela de Harry Potter. Entre los grandes atractivos del filme de Merian C, Cooper estaba su 'aterrador', para la época, afiche, de cuyo autor luego hablaremos.

¿Acaso se inspiraron los creadores de King Kong, en un póster de 1917 obra de su compatriota Harry Ryle Hopps (1869-1937), pintor y director artístico de la United Artists en los gloriosos tiempos de Mary Pickford y Douglas Fairbanks, en el que se promovía el alistamiento en el US Army para la guerra contra Alemania que se libraba entonces en Europa, en el que ser representaba al soldado germano de cara a la opinión pública como un 'Mad Brute' (foto 2), un violento y enloquecido gorila recién desembarcado en las costas de Estados Unidos, cuya ensangrentada cachiporra tiene grabado -irónicamente- el lema 'kultur', y que lleva en sus brazos a uan joven semidesnuda, como simbólica representación de los ultrajes y 'violaciones' que Alemania había practicado en naciones como Bélgica a lo largo del conflicto...

En el pickelhaube, el típico casco prusiano coronado con un pincho metálico que había dejado de usarse en combate a partir de 1916, puede leerse la palabra 'militarismo'... Pero si os parece 'fuerte', por así decirlo, la comparación, vayamos al origen del 'Mad Brute' y veamos cuál fue su antecesor en la propaganda de guerra estadounidense en lo que al universo de la brutalidad se refiere...

El origen de todo fue el zafio y bestial zopenco, por no decir simiesco, dado el desproporcionado tamaño de sus brazos agibonados, que representaba a 'The Spanish Brute' (foto 3), de acuerdo con el cartel ideado por Grant Hamilton para la portada de la revista de sátira política 'Judge' publicada el 9 de julio de 1898,

Indigna ilustración en la que se acusa al 'Spanish Brute' con sus esparteñas y pantalón torero no sólo del asesinato de los marineros estadounidenses fallecidos en la explosión del acorazado Maine (el 15 de febrero de 1898) en el puerto cubano de La Habana, sino también de la fantasiosa e inexistente mutilación de los cadáveres de la que fueron insidiosamente acusados los españoles ante la opinión pública estadounidense con el fin de inflamar su sentido patriótico y provocar el apoyo masivo a la recién declarada (el 25 de abril de ese año) guerra con España, provocada por las autoridades del 'Tío Sam'. 

Una vez concluido el desigual conflicto con la desastrosa derrota española, también se recreó 'Judge' con la imposición forzosa por parte de los americanos a los españoles de sus severas condiciones incluidas en el desequlibrado Tratado de París de 1898 con el que se puso fin a las hostilidades. Lo hizo con una ilustración de Eugene Zimmerman titulada 'Nuestras condiciones' (foto 4), en la que, como era habitual, se recurre al estrafalario tópico del torero para representar al españolito medio... entrañable que la isla de Guaján, Guam para los gringos, incapaces de pronunciar su nombre sin liarse la lengua,, y otros islotes aledaños, esa posesión tan ambicionada por los yankees para dominar el Pacífico Central, aparezcan con su antiguo nombre español, el de 'Islas de los Ladrones' (sic)...

Y en cuanto al autor del sensacional póster original de 'King Kong', podría decirse que los inicios de su carrera como ilustrador en Hollywood, fueron una profecía de lo que le deparaba el futuro... Al bueno de Keye Luke (Lu Xilín de nacimiento), hijo de un matrimonio de actores chinos cantoneses asentados en Seattle, en cuya universidad se formó como artista, le fichó Hollywood por sus habilidades pictóricas para hacerse cargo de los posters y programas de mano de películas, hasta que en 1934, un golpe de suerte le cambió la vida. La Metro necesitaba un actor chino que hablara inglés para un pequeño papel secundario (ni siquiera aparece acreditado en los títulos) en la película 'El velo pintado', protagonizada por la megastar Greta Garbo, y el talentoso artista de 30 años se dejó los pinceles para lanzarse al mundo de la actuación, convirtiéndose en una gran estrella casi de inmediato.

En España, sus dos papeles más recordados son los del Maestro Po (foto 5), el sabio monje Saholín ciego que llamaba "Pequeño Saltamontes" a su alumno mestizo Kwai Chang Caine en la mítica serie televisiva 'Kung Fú', y el estrafalario Mr Wing (foto 6), en cuya tienda se vendían los preciosos Mogwai, que si cometías la imprudencia de mojarlos, darles de cenar y exponerlos a la luz, se convertían en los incontrolables gamberros de los Gremlins...

El círculo perfecto para una prolífica carrera que comenzó con la mayor película de terror animal nunca vista hasta entonces... 


martes, 20 de junio de 2017

¡Feliz 20 de junio, Día de los Boxers!










Tal día como hoy del redondo 1900, hace 117 años, y mientras en la embajada británica en Pekín se aprestaban a celebrar esa noche el baile por el 63 aniversario (¡nada menos!) del acceso al trono de la reina Victoria, estalló en la capital china la llamada Rebelión de los Boxers (fotos 3 y 4), exaltados nacionalistas contrarios a la ocupación extranjera de prósperos enclaves comerciales en territorio chino que no eran sino el símbolo de la debilidad y postración en la que estaba sumido el régimen imperial del gigante asiático, cuya cabeza visible, la usurpadora emperatriz viuda Cixi, apoyaba en secreto la acción de los llamados 'puños alzados' (literalmente ‘los puños justos y armoniosos’, de ahí que se denominasen como 'boxeadores'/boxers a sus miembros). Una violenta sociedad patriótica, antioccidental y defensora de las antiguas tradiciones, deseosa de librarse para siempre de la presencia de misioneros cristianos en su país y del férreo control al que los extranjeros, Japón incluido, sometían a la otrora temible China, donde hoy se considera a los Boxers como auténticos héroes nacionales, y su movimiento es ensalzado no como rebelión contra la legalidad establecida sino como un levantamiento patriótico frente a invasores extranjeros.

Esa tarde de junio, los Boxers asaltan la embajada alemana y secuestran al barón Klemens August von Ketteler, representante diplomático alemán en China, al que después matan de un disparo... Acto seguido, comienza un asedio de 55 días a las legaciones extranjeras en la capital imperial, en el que los 'boxers' juran exterminar a todos los 'hombres peludos primarios' (así llamaban a los extranjeros) y 'hombres peludos secundarios' (chinos afines a los occidentales o convertidos al cristianismo)....

Las ocho naciones más poderosas del mundo unen sus fuerzas contra la rebelión, para rescatar a cerca de 500 soldados, 400 civiles y 6.000 chinos cristianos atrincherados en el barrio de las legaciones diplomáticas anexo a la imperial Ciudad Prohibida, que estuvo activo entre 1861 y 1959 y donde el embajador español, el canario Don Bernardo de Cologán, desempeñó un papel esencial que a británicos, estadounidenses y franceses ocultaron conscientemente... Conviene recordar que, hasta la pérdida de las Filipinas, Guaján y las islas Carolinas en 1898, el menguante Imperio Español mantenía fructíferas relaciones comerciales con China, de las que nuestra embajada era entonces el último vestigio... Así lo demuestra la foto 7, tomada en 1901, en la que todo el cuerpo diplomático residente en Pekín se cita en la embajada española, presididos por don Bernardo de Cologán y Cologán, otro gran español injustamente relagado por la Historia en nuestro país, cuya figura sólo ha sido tratada como merecía en los últimos tiempos.

Uno de los acontecimientos históricos que más me ha impresionado desde que, siendo un niño, vi esa maravillosa genialidad de Samuel Bronstien (un sagaz judío nacido en la antigua Besarabia rusa y rebautizado Bronston para su aventura en Hollywood) rodada en España que es '55 días en Pekín'...y no una, sino diez veces, por lo menos...

La peli dirigida por Nicholas Ray contaban con un interesante guión del gran Philip Jordan, junto con Ben Barzman y Bernard Gordon basado en la novela homónima de Samuel Edwards, y de en el que la aventura se impone a las tramas personales y amorosas del gran elenco protagonista, se nos relata de manera vibrante la épica odisea vivida durante dos meses de angustias y penurias por las familias de los diplomáticos, comerciantes, militares y religiosos europeos y japoneses refugiados en el barrio de las legaciones, en los que rechazaron ataque tras ataque, sin apenas recursos, municiones ni víveres, a la espera de ser liberados por la gran coalición multinacional que partió desde la costa en su auxilio, y que tuvo que vérselas por el camino con las tropas de los Boxers, que solían emplear armas antiguas como espadas y lanzas como rechazo a las de fabricación extranjera, y también con las del ejército regular imperial, mejor armadas y pertrechadas, una vez desenmascarada la implicación de la emperatriz en la conjura.

Finalmente, el 14 de agosto del año 1900, con los defensores de las legaciones al borde mismo de la rendición, las tropas aliadas entraban victoriosas en Pekín mientras que la emperatriz huía con su séquito de cortesanos al vecino Siam.  Posteriormente, llegaría el draconiano 'Protocolo Bóxer' en el que se establecieron las reparaciones de guerra, pero eso, como ya vimos hace unas semanas en este mismo blog, es otra (indignante) historia,,, http://horapensar.blogspot.com.es/2017/05/el-protocolo-boxer-el-despiadado.html

Este filme fue rodado a las afueras de Madrid en unos decorados impresionantes en lo que entonces era un inmenso descampado llamado Las Rozas, hoy plagada de urbanizaciones de lujo, gracias al genio soñador de Bronston, con un elenco inolvidable (con el español Alfredo Mayo en una breve aparición como Cologán) al ritmo de la preciosa banda sonora de mi idolatrado Dimitri Tiomkin https://www.youtube.com/watch?v=VaBxGcCB1gY (también de origen ruso, como el irrepetible productor impulsor del proyecto).

A modo de curiosidad, os comento que a los responsables del casting les costó muchísimo encontrar chinos en la zona de Madrid para integrar esas cargas de centenares de guerreros que asaltaban las improvisadas barricadas de las embajadas.

Tras peinar exhaustivamente todos los restaurantes y comercios asiáticos de la capital, apenas se pudo reunir un puñado, que solían colocarse en primer plano para que los captaran las cámaras, estando rodeados de españolitos a los que se les había puesto el típico sombrerito cónico chino o un turbante rojo de los que colgaba una falsa coleta (esas largas coletas que nunca se cortaban en medio de sus cráneos rapados eran uno de los símbolos físicos que distinguían a los Boxers del resto de chinos más occidentalizados, especialmente de los que eran cristianos, a los que perseguían con saña hasta la muerte...).

Si os fijáis bien, en la última imagen del post en que David Niven (Sir Arthur Robinson, ficticio embajador británico, trasunto del auténtico, Sir Claude McDonald) y Charlton Heston (el también inventado Mayor Matt Lewis de los Marines) están rodeados por los Boxers tras su desgraciada entrevista con la emperatriz, sólo unos pocos de los que les acosan tienen rasgos asiáticos, mientras que el resto bien podrían haber nacido en Parla-Parla o Lega-Lega...

Feliz 20 de junio, Día de los Boxers!